Deia.com - 2010 Urruña firmes en los principios, abiertos al trabajo en comun

Publié le par Abertzaleen Batasuna

Tribuna Abierta

2010 Urruña: firmes en los principios, abiertos al trabajo en común

por Patxi Zabaleta, Jon Abril y Rebeka Ubera, * Representantes de Aralar - Domingo, 4 de Abril de 2010

 

Euskal Herria es la patria de todos los euskaldunes. El Aberri Eguna fue creado para así reconocerlo y reivindicarlo. Nuestra patria es la casa y refugio, que queremos construir en este cruce de caminos entre los Pirineos y el Cantábrico de la vieja Europa; un espacio de acuerdos, de trabajo en común, porque es eso lo que necesitamos.

Euskal Herria necesita un acuerdo político; un acuerdo político que nos es necesario a los vascos y las vascas, y que, en primer lugar, tiene que ser entre nosotros mismos. Es eso lo que reivindicamos Abertzaleen Batasuna, Ira-tzarri y Aralar en el manifiesto difundido a Euskal Herria: el acuerdo político, para poder ganar el derecho a decidir; el acuerdo político, para ser reconocidos como pueblo y para poder construir el futuro y la solidaridad.

En el contexto de este Aberri Eguna tenemos ante nosotros el mensaje trascendente del grupo de expertos internacionales en pacificación que expone y proclama la necesidad de un acuerdo político para Euskal Herria. Los líderes mundiales en pacificación han tratado sobre Euskal Herria, y nosotros lo agradecemos y lo tenemos en cuenta.

Pero para tomar en consideración ese reconocimiento de Euskal Herria no basta con ensalzar, utilizar o agradecer ese reconocimiento. Además de agradecerlo, ensalzarlo y utilizarlo, es necesario a fin de lograr el acuerdo político hacer propio su mensaje, acatarlo y reconocer que es imprescindible su cumplimiento. Esa es nuestra pretensión: que tanto ETA como el Gobierno español lo cumplan. Ese es nuestro mensaje: exigimos un cese de la lucha armada, sin contraprestaciones, porque de no ser de esa manera, se volvería en nuestra contra. Y el Gobierno español debe dar la respuesta digna de que ese cese precisa; una respuesta similar a la que se ha dado en todos los países del mundo.

No olvidamos, ni debemos olvidar, a nadie que ya ha padecido las consecuencias de la violencia. Nosotros no olvidamos a ninguna víctima, ni a ningún preso político vasco. Y queremos expresar la consideración de que en su condición de hijos e hijas de Euskal Herria, también ellas y ellos están implicados y en la necesidad de la paz y la libertad.

Paz que tenemos que construir los vascos y las vascas, paz que tenemos que levantar entre nosotros. Los vascos y las vascas tenemos que ser los protagonistas en el logro de la pacificación. Se nos debe la paz a nosotros, a los vascos y las vascas, y se nos debe a nosotros el acuerdo político y la normalización.

Euskal Herria es un pueblo europeo del siglo XXI. Queremos ser un pueblo más; queremos ser un pueblo normal de la Europa del siglo XXI. Ese es nuestro objetivo político. Y para ello, Euskal Herria y el mundo abertzale necesita una izquierda abertzale eficiente. El documento de principios políticos aprobado en el IV Congreso de Aralar recoge claramente que para estructurar una izquierda abertzale política y eficiente es necesario el reconocimiento para la utilización exclusiva de vías, herramientas y objetivos políticos y ostentar una estructura interna democrática. Eso es lo que hace Aralar día a día.

La vida y la sociedad nos enseñan que la política es una lucha de cada día; la política es un quehacer diario. Una obligación, que no se puede dejar en absoluto para mañana. La política es una labor, que no se puede detener nada para esperar la decisión de ningún agente ni organización.

A la hora de unir las dos sensibilidades de la izquierda abertzale, el análisis y objetivo del documento político aprobado en el IV Congreso de Aralar ha pretendido, entre otras cosas, el establecer el método y las condiciones para la articulación de las dos sensibilidades de la izquierda abertzale. El trabajo en común habrá de basarse en el respeto mutuo, en las vías exclusivamente políticas y en la conformación interna democrática.

La cuestión no es de actos o de imágenes, sino de principios. El problema no es lo que haga o deje de hacer Madrid. La cuestión ha de decidirse aquí, en Euskal Herria. El planteamiento y las bases del trabajo en común de la izquierda abertzale se han de desarrollar en Euskal Herria, entre nosotros. No se trata de proclamas ni de titulares, sino de principios.

Los vascos y vascas de ambos lados del Bidasoa nos hemos juntado en el día de ayer para plasmar esas reivindicaciones. Necesitamos enebrar el acuerdo político; Euskal Herria necesita la paz; el acuerdo político que precisamos habrá que basarse en la defensa firme de todos los derechos humanos. La paz, que Euskal Herria necesita la tenemos que construir aquí, en nuestro propio pueblo. Y no podemos cejar en nuestro empeño de que hay que responder desde la izquierda a la crisis económica que estamos padeciendo; y que la construcción de Euskal Herria se debe basar en la paz y en la normalización política.

Los y las que nos hemos juntado en Urruña queremos cimentar las bases de la izquierda abertzale del futuro, sin excluir a nadie, pero dejando bien claros nuestros principios. Excluimos radicalmente toda utilización de la violencia, porque queremos una izquierda abertzale eficiente que trabaje desde las vías civiles y políticas. Estamos esforzándonos en el empeño de conseguir ese proyecto, y seguiremos sin cejar en ese esfuerzo.

Aralar ha invitado al acto político de Urruña a todas las fuerzas abertzales i de izquierdas de Hegoalde, que coinciden con esos principios ideológicos. Y, simutáneamente, la Ejecutiva de Hegoalde de Aralar aprobó por unanimidad enviar una delegación política al acto del Aberri Eguna convocado por Independentisten Sarea. En estos tiempos en los que muchos hablan de diálogo, es preciso tratar de ponerlo en práctica. Ese es el sentido político tanto de nuestra invitación como del envío de nuestra delegación política al acto de Irun y Hendaia. Queremos, una vez más, establecer los principios del respeto mutuo, porque estamos convencidos de que es el acuerdo político sincero entre vascos y vascas, el que establecerá las bases para el camino hacia la paz.

Estamos en el umbral de la paz. Paz que debe fundamentarse en la dignidad. Paz que debe cimentarse en el acuerdo político entre vascos y vascas. Paz que tiene que ser una paz sin contraprestaciones, sin condiciones y sin hipotecas de ninguna clase. Tiene que ser digna Y abrir a la política al futuro de este pueblo.

 

 

http://deia.com/2010/04/04/opinion/tribuna-abierta/2010-urruna-firmes-en-los-principios-abiertos-al-trabajo-en-comun

Publié dans Abertzaleen Batasuna

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article